Naomi Watts Hollywood: "Me dijeron que todo se acaba a los 40 cuando ya no eres follable"

La actriz denuncia el sexismo en la industria del cine. Aunque Naomi Watts empezó a trabajar en su veintena en su Australia natal, fue ya en la treintena cuando se convirtió en una estrella internacional de la mano de David Lynch. El genio de Montana la descubrió en Mulholland Drive, película que la catapultó a la fama y le abrió paso en la siempre competitiva industria norteamericana.

La actriz ha desvelado ahora el consejo sexista que le dieron responsables de Hollywood cuando acababa de aterrizar en la Meca del cine. "Me dijeron: 'Más te vale trabajar mucho porque todo se acaba a los 40 cuando ya no eres follable", ha contado la actriz en una entrevista reciente.


"Me pregunté: '¿Qué? ¿Eso qué significa exactamente?'. Después, lo piensas y te dices: 'Oh, vale. Cuando ya no eres reproductiva, cuando esos órganos ya no funcionan, no eres sexy y, por eso, no te contratan'. Eso me cabreó muchísimo", ha relatado. Desde que se diera a conocer de la mano de Lynch, Watts ha estado dos veces nominada al Oscar (por 21 gramos y Lo imposible) y ha participado en otros títulos aclamados como Promesas del este o Birdman. Actualmente protagoniza The Watcher, la serie de Ryan Murphy para Netflix.


Sin embargo, pese a contar con una carrera consolidada, sabe que Hollywood sigue sin perdonar el paso del tiempo en sus estrellas femeninas. "Es una conversación rarísima porque, desde el día uno, empezamos nuestro proceso de envejecimiento", ha explicado: "Es algo con lo que todos tenemos que aprender a estar cómodos y a las mujeres nos lo piden más que a los hombres".


"Casi nunca hablamos sobre un hombre envejeciendo. No hablamos sobre su pelo canoso", ha añadido: "De hecho, si lo hacemos, es en plan: 'Oh, está más guapo, más deseable, más poderoso'. ¿Y por qué es poderoso? Porque ha acumulado experiencias. Debería ser igual para las mujeres. Tenemos experiencias importantes y poderosas también a esta edad y deberíamos sentirnos orgullosas". A sus 54 años y pese a los prejuicios de la industria, la australiana reconoce sentirse afortunada en el plano profesional. Además de The Watcher, este año ha vuelto al terror con Buenas noches, mamá y ha protagonizado Infinite Storm, y en 2023 estrenará la miniserie Feud.


Tomado de: www.20minutos.com

0 visualizaciones0 comentarios