Jessi Uribe llevó el género popular a los listados de Billboard.

El cantante santanderano llega a listados internacionales, pues es la primera vez que un cantante colombiano toca el top 30 del Regional Mexican Airplay, listado de una de las revistas de música más populares en los Estados Unidos.

Con su tema ’El Alumno’ el cual interpreta en compañia del mexicano Joss Favela, Yesid Eduardo Uribe Ordóñez, más conocido como Jessi Uribe en la música popular colombiana, logró ser parte de este competido y selecto grupo de temas, que sin lugar a duda son un trampolín para el interprete, convirtiéndolo así en el primer artista colombiano de la música popular o regional colombiana en llegar a este listado.


De acuerdo con el medio especializado de música en los Estados Unidos, Jessi Uribe junto al mexicano Joss Favela saltaron del número 33 a la posición 26 con su canción ‘El Alumno’, lo cual lo convierte en el primer artista colombiano de la música ‘Popular o Regional Colombiano’, en llegar a los 30 primeros del listado. Ningún artista de este género musical y del país lo había logrado.


Al consultar el listado, el tema ya se encuentra en la posición número 11:

Entre los más reciente por parte de Jessi Uribe, hace una semana lanzó video de su canción ‘Mi recuerdo llorarás’, un tema que ya cuenta con más de 1 millón de reproducciones en su canal de YouTube y se convirtió en tendencia nacional.


Contexto histórico de la música popular en Colombia


Durante la década de los años 30 y 40, en Colombia la música mexicana era muy aceptada y escuchada en las montañas antioqueñas y la región andina del país, especialmente por la población que vivía el ámbito rural o campesinos de dichas zonas. Colombia tuvo una gran adopción de temas de los artistas mexicanos como Ray y Lupita, Lydia Mendoza y Las Hermanas Padilla, quienes interpretaban el género conocido como “Música Campirana”, refiriéndose a música campesina o del campo.


La música Campirana o Guasca era distribuida por vendedores a través del Ferrocarril de Antioquia, el cual había sido inaugurado en 1929, con lo cual bautizaron a esta música que se vendía y se escuchaba en las carrileras del tren con el nombre de ‘Música de Carrilera’.


Ya en la década de 1940, y años posteriores, dado el gusto por esta música popular mexicana que difundían por todas las emisoras y que dio más reconocimiento entre los colombianos por medio del cine mexicano, los campesinos antioqueños se dieron a la tarea de hacer sus propios corridos, rancheras y huapangos.


Con el pasar de los años, el término de ’música Campirana’ fue desapareciendo; sin embargo en la actualidad persiste en la cultura antioqueña y colombiana la Música Guasca o De Carrilera.


Hacía la década de 1990, en Colombia la Música Guasca fue teniendo algunos cambios en su estructura en la que se fueron añadiendo otros instrumentos como las trompetas y el protagonismo de la guitarra que caracteriza a la Música Guasca se fue diluyendo.

Esta evolución dio lugar a lo que para finales del siglo XX y lo que va del siglo XXI hemos conocido como ‘Música Popular’. Este cambio lo podemos ejemplificar con artistas como Darío Gómez, Luis Alberto Posada y El Charrito Negro, quienes en sus inicios cantaron Música Guasca y terminaron cantando Música Popular.


Por Infobae.

41 vistas0 comentarios