Celia Cruz: ¿Quién se quedó la herencia de “La Reina de la Salsa”?

Si hablamos de música tropical, el nombre de Celia Cruz se destaca de inmediato entre los anales de la historia. La cantante cubana-estadounidense tuvo un gran talento y marcó el mundo musical, a pesar de que tras su muerte el destino de su herencia desatara un fuerte conflicto entre sus allegados.


Úrsula Hilaria Celia de la Caridad de la Santísima Trinidad Cruz Alfonso nació el 21 de octubre de 1925 en La Habana, Cuba, y falleció el 16 de julio en Nueva Jersey, Estados Unidos, dejando entre su legado canciones como “La vida es un carnaval”, “Quimbara” y “La negra tiene tumbao”.

Según diversas fuentes, la fortuna de La Guarachera de Cuba ascendía a un millón de dólares. A esa suma de dinero hay que agregar las pertenencias de Celia Cruz, entre las que sobresalían inmuebles, vehículos, una póliza de seguros y, por supuesto, sus espectaculares trajes y pelucas.


La inmortal Celia no tenía hijos, por lo cual la distribución de su herencia se convirtió en un rompecabezas. La disputa por la herencia estuvo protagonizada por su viudo, Pedro Knight; la hermana de Celia, Gladys Bécquer, y por Luis Falcón, un joven casi adoptado por Celia y que quedó como albacea.

En 2007, una corte de Nueva Jersey declaró a Omer Pardillo, empresario y promotor musical, como único albacea de Celia Cruz y se repartió la herencia. Además de determinarse que Luis Falcón cometió fraude contra Gladya Becker y Ernestina Moracen-Knight, hija del viudo de la artista; por lo que debió pagar una reparación de 2.5 millones de dólares a los familiares de la intérprete de “Bemba Colorá”.




29 visualizaciones0 comentarios